Historia

Antecedentes Prehispánicos

A principios de nuestra era, arribaron al territorio que comprende el estado de Guerrero grupos chichimecas y tolimecas. Era sumamente extenso el territorio ocupado por los tlapanecos en la época prehispánica. Por datos recabados por los habitantes de la población de Tlapa y pueblos circunvecinos y según el códice de Azoyú, lo que hoy se conoce como Tlapa debió fundarse entre los años de 1299 a 1565.

También hablan de ello los códices o lienzos del pueblo de Chiepetlán, que afirman se fundó en el año de 1467, al igual que el códice de Humboldt o Códice Tributario de Tlapa. El emperador Moctezuma, denominó pueblo tributario de los mexicas a "€œTlachichinolapa"€. El tributo consistía en piedras semipreciosas, lana, mantas y pieles de animales, así permaneció durante los reinados de Tizoc y Ahuizotl. Hacia el gobierno de Moctezuma Xocoyotzin, el señorío Tlapaneco, fue integrado al territorio conquistado y sólo algunos Tlapanecos lograron salir hacia Azoyú.

 

Antecedentes Coloniales

La provincia de "€œTlapa"€ fue conquistada por los españoles poco después de la caída de la gran Tenochtitlán, quedando bajo las órdenes del marqués Del Valle.

Los primeros españoles llegaron a ésta región a un punto llamado "€œTeteltenango"€ o lugar "€œAmurallado"€ también "€œlugar rodeado de murallas"€, que corresponde al actual Tenango, comunidad que se encuentra entre Chilapa y Tlapa. Hernán Cortés repartió las encomiendas de manera que Tlapa fue primero de él. Entre las motivaciones de los invasores para llevar la conquista a la actual montaña guerrerense resaltaban, la colonización y localización, explotación de las minas, que por los tributos indígenas que aparecían en la matrícula, debían de ser considerables. La provincia de Tlapa de acuerdo a la matrícula era una de las que mayores proporciones de oro aportaban.

Tlapa había sido sometida por los conquistadores presumiblemente en el año de 1522. Al sur de la provincia de Tlapa, Pedro de Alvarado fundó San Luis; la provincia de Tlapa quedó comprendida en el territorio del Ayuntamiento de San Luis, hasta el año de 1531 cuando los españoles lo abandonaron, desintegrándose el Ayuntamiento. En 1532 Tlapa se inició como Corregimiento En 1550 Olinalá y Huamuxtitlán fueron incorporados a la alcaldía mayor de las minas de Ayoteco, Azoyú y San Luis fueron incorporados a la provincia de Xalapa, Cintla y Acatlán.

En este mismo año, los deberes del Corregidor de Tlapa, eran asumidos por la alcaldía mayor de Zumpango. En 1579, Tlapa alcanzó la alcaldía mayor recuperando Azoyú y San Luis Acatlán. Olinalá y Huamuxtitlan fueron recuperados hasta el siglo XVII, probablemente en el año de 1680. En 1787, Tlapa se transformó en Subdelegación de la Independencia de México. En 1782, pasó a depender del estado de Puebla. Aproximadamente desde el año de 1667, Tlapa estuvo habitada por los españoles de haciendas o comercios. Los colonos españoles tendían a reagruparse en las tierras conquistadas según su lugar de origen, en esta región se trataba sin duda de naturales de la provincia de Asturias. El 20 de marzo de 1829, se retiraron de la ciudad y fue hasta el año de 1850 que llegó una nueva inmigración. Los españoles conservaron durante mucho tiempo sus privilegios.

La evangelización fue llevada a cabo, en principio por los monjes Franciscanos en el año de 1523. Al retirarse sin conseguir su objetivo, fue continuada por los Agustinos, siendo Agustín de la Coruña y Gerónimo San Esteban, los primeros en llegar a la región de Chilapa el 5 de octubre de 1523.

 

Siglo XIX

Tlapa participó con sus hombres y con sus muros en el movimiento de la Independencia. En enero de 1811 el gran Morelos llegó es esta ciudad de Tlapa, donde había una guarnición que huyó hacia Oaxaca. En esta ocasión se unieron al movimiento Insurgente, como el cura don Mariano Tapia Garnelo, el señor Manuel Primo de Tapia y el indígena Victoriano Maldonado, hombre de gran valor y que fue muy útil al general José María Morelos y Pavón. También se agregó al movimiento, el señor cura José María Herrera que se encontraba en la comunidad de Huamuxtitlán.

A mediados de noviembre de 1811 los realistas derrotados por Morelos en Chilapa llegaron a Tlapa. Salió Morelos de Chilapa con Nicolás Bravo y Hermenegildo Galeana para ése lugar entrando sin resistencia alguna. En 1812 en el mes de julio volvió Morelos a Tlapa procedente de Chilapa, rumbo a Huajuapan de León en el estado de Oaxaca para proteger a Trujano, que se encontraba sitiado por los realistas.

En el trayecto se le unieron más indígenas. En 1815 Tlapa fue atacado por el general Vicente Guerrero, ya que en ella se encontraban una guarnición realista. La batalla fue espantosa y tenaz hasta que se declaró la victoria a favor del general Vicente Guerrero. Al ausentarse un tiempo de esta ciudad para continuar con su lucha libertaria, Armijo, su eterno amigo se apoderó de la plaza.

A su regreso Guerrero sitió por veinte días la ciudad hasta vencer al enemigo. El general Morelos mientras se dirigía a Tehuacán escoltando los poderes recién creados se vio en la necesidad de pedir auxilio a Guerrero quién abandonó Tlapa para ir en ayuda del Generalísimo que por desgracia fue hecho prisionero en Tesmalaca. Zoyatlán de Juárez, pequeña comunidad perteneciente a la jurisdicción de Alcozauca, distrito de Morelos, fue el escenario en el que la astucia realista en un esfuerzo supremo convence al anciano padre del Caudillo del Sur, para que convenza a su hijo a que deponga las armas, prometiéndole toda clase de honores, incluyendo el indulto. En esta entrevista entre padre e hijo, surgió la memorable frase de "€œPadre, Mi Patria es Primero"€. Consumada ya la Independencia a estallar la guerra de Castas en el año de 1830, la ciudad fue atacada por las hordas de Avilés, cacique del cercano poblado de Zapotitlán Tablas, sufriendo Tlapa su segundo incendio.

En el año de 1842 se rebelaron los indios de Tlapa, alegando que si habían participado en la guerra de Independencia, lo había hecho por lograr la restitución de sus tierras, cosa que no veían llegar. En 1847 Tlapa interviene en la guerra contra el Coloso del Norte, formando parte del famoso batallón Morelos, integrado por hijos de esta población, que defendió Churubusco y estuvo presente en Chapultepec.

Dentro de este grupo mencionaremos los nombres de algunos de los principales hombres como: Juan Cano, José Luis Rojas, Antonio Pacheco, Garcilaso Montaño Sosa, Ignacio Vergel, Juan de Dios Díaz, Miguel Cisneros y Julio García; además de otros cientos de personas de cuyos nombres por desgracia no hay memoria. En 1855 Tlapa sufrió su tercera y última quemazón a manos de los Generales Montaño y Quiñones Castellanos dirigidos por el general Enrique Angón. Al promulgarse la ley de 1857, las autoridades de Chilapa se negaron a jurarla, motivo por el cual, fueron hechos prisioneros junto con el cura de la población. Meses después, la lucha se recrudeció debido a que los indígenas de Tlapa ocurrieron en auxilio de los sublevados.

La resistencia terminó con el triunfo de los generales. En ésta época fue cuando Ignacio Comonfort que nació en la ciudad de Puebla en el año de 1812 y murió cerca de Chamacuero en el estado de Guanajuato en 1863, pasó a formar parte de la historia de la ciudad, ya que un nuevo pronunciamiento militar lo obligó a retirarse a la vida privada durante cuatro años, a cuyo término pasó a Tlapa Guerrero como Prefecto y Comandante militar.

Hizo aquí varias mejoras materiales y administrativas (1838-1841), entre ellas la construcción de escuelas, puentes y caminos. Combatió los altos índices de criminalidad y analfabetismo. Inició el empedrado de las calles, el cultivo de algodón y su industria derivada. De esta manera se ganó la estimación de los conciudadanos a tal grado que fue electo Diputado para el Congreso Constituyente de 1841.

El general Porfirio Díaz estuvo en repetidas ocasiones en esta ciudad de Tlapa y encontrándose en Chiautla, se le incorporó el Teniente coronel Juan José Cano procedente de Tlapa, con setenta infantes, teniendo un encuentro bélico con las tropas de Jesús María Visoso, entusiasta imperialista a quien derrotaron. El 25 de noviembre de 1865, tuvo que regresar a Tlapa, que había sido ocupada por un jefe austriaco llamado duque de Barnard, con 700 infantes austriacos y una fuerza de traidores de 300 hombres al mando de Visoso, quienes no presentaron batalla, abandonando la ciudad.

En 1870, se levantaron en armas Castillo Ávila Barrios y Félix, en complicidad con el Jefe policiaco Miguel Ortiz. El presidente municipal don Juan Mendiola, al ver que iban a ser atacados convocó a todos los vecinos a la defensa. Miguel Ortiz y sus secuaces pusieron sitio a la ciudad que llevó a vivir una situación desesperante. Los sitiadores decidieron dar el tiro de gracia a los valientes sitiados y cuando ya estaban a punto de hacerlo se presentó la salvación encarnada en el batallón mencionado, obligando a los agresores a retirarse dejando en el campo de batalla muchos muertos y heridos.

En 1883, con el grito de "€œLibertad Municipal y Ley Agraria"€, ocurrió otro levantamiento en Tlapa siendo reprimido rápidamente por don Francisco O. Arce, quien fue uno de los gobernadores del estado de Guerrero. La declaración de prensa del general Porfirio Díaz, de que con gusto entregaba el poder gubernamental a una organización democrática que utilizara el poder, no para explotar al pueblo sino para gobernar con justicia y entusiasmo a la nación. En la última década del siglo XIX Tlapa gozó de una aparente tranquilidad en la cual se observó cierto progreso.

Durante el movimiento revolucionario popular la región opuso gran resistencia a la fuerza de Zapata. En 1912 Tlapa resistió un ataque dirigido por Tepepa Morales, Francisco Mendoza, Manuel Palafox, Jesús Navarro y el general Emiliano Zapata. Los habitantes de ésta ciudad bajo la dirección del general Gálvez, atacaron a los zapatistas por la retaguardia y los obligaron a romper el sitio en que los tenían.

En 1915, la ciudad fue asolada nuevamente por los zapatistas. Las tropas carrancistas que ocupaban esta plaza, se vieron obligadas a abandonarla en compañía de numerosos ciudadanos, refugiándose mientras las fuerzas revolucionarias en la comunidad de Zapotitlán Tablas, la municipalidad y varias casas. Posteriormente llegaron refuerzos del gobierno, procedentes de Acapulco, en dirección de Copanatoyac, recuperando éstos la ciudad.